Poesía “Por fin te encontré”

POR FIN TE ENCONTRÉ
Llegaste a mi vida como la luz de un atardecer en primavera,
fuerte como el viento que levanta las olas del mar,
intenso como el perfume del jazmín,
dispuesto a no querer marchar.

Llenaste mi vida de agua fresca y limpia,
con risas e ilusiones,
con besos y deseos,
con la alegría de un niño al jugar.

No fue el azar, ni la suerte, ni el destino,
los que me trajeron la ilusión de volver a amar,
los que me atraían hacia ti como luz a una luciérnaga,
sino tus dulces palabras halagüeñas que me hacían volar.

De nuevo el placer de hablar de amor,
el sentirse arropada y amada de forma incondicional
cuando ya estaban olvidadas las mariposas,
por mi estómago revolotear.

Sentir que tus ojos verdes como el mar
se clavan en mi al igual que los rayos del sol en mi piel,
como me dicen ven a hacia mí,
y que tus labios que de forma incansable quiero besar.


Nuestro amor que al ser clandestino
se convierte en más hermoso aún,
el anhelo que me invade cuando no estás
y el ansias por sentir tus manos mi cuerpo dibujar.

No me dejes amor a solas de nuevo,
que anduve un penoso camino hasta ti,
que perdida me encuentro,
si no escucho tu voz, no sé hacia dónde andar.

Este deseo constante de verte,
de sentir mi cuerpo rodeado por tus brazos
y tus ardientes miradas de pasión ,
sin las que ya no puedo respirar.

Si imagino perderte,
siento que nunca más me voy a enamorar
porque cuando me encontré en tus ojos,
supe que era ahí donde quería habitar.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *